Saily González camina por las calles de Santa Clara con ropa blanca y una flor para Maceo

"Por la libertad de Cuba, por los derechos de todos los cubanos y por la liberación de los presos políticos", dijo la activista

Saily González, en el patio de su casa, luego de su paseo por las calles de Santa Clara para llevarle una flor a la estatua de Antonio Maceo. (Saily de Amarillo)
Saily González, en el patio de su casa, luego de su paseo por las calles de Santa Clara para llevarle una flor a la estatua de Antonio Maceo. (Saily de Amarillo)

Ya lo había anunciado el lunes, 15 de noviembre, cuando una turba enardecida y violenta le impidió salir de su casa, y ella se limitó a dar aplausos a las tres de la tarde y tender sus sábanas blancas: si no podía ese día, Saily González pasearía por las calles de Santa Clara con una flor blanca al día siguiente, y si no podía al día siguiente, cuando fuera. Ese momento ocurrió este jueves.

Con una flor amarilla –"porque en mi patio no hay flores blancas", explicó la joven, integrante de la plataforma Archipiélago y dueña del hostal Amarillo B&B–, una blusa blanca y una pequeña cruz en el pecho, González caminó por su ciudad al tiempo que registraba su acción en video.

"Decidí llevarle mi flor a Antonio Maceo por la libertad de Cuba, por los derechos de todos los cubanos y por la liberación de los presos políticos", declaró a 14ymedio, justamente este 18 de noviembre, "cuando se cumple un año del acuartelamiento de San Isidro", la protesta del Movimiento homónimo en La Habana Vieja por la detención y el juicio sumario del rapero contestatario Denis Solís, en la que Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Castillo Osorbo se declararon en huelga de hambre y sed.

"Es mi forma de honrar a esas personas, que comenzaron, o recomenzaron, esta lucha por exigir nuestros derechos, para exigir libertades", refiere en sus imágenes.

"Es mi forma de honrar a esas personas, que comenzaron, o recomenzaron, esta lucha por exigir nuestros derechos, para exigir libertades"

Cuando se comunicó con este diario, aseguró estar regresando a su casa, sin que nadie la hubiera seguido.

"Esta manifestación individual, cívica y totalmente pacífica, es precisamente mi acto de posición ante lo que está sucediendo aquí en Cuba", dice González a la cámara mientras camina, al tiempo que recuerda los más de 600 presos por el 11J, además de Alcántara y Osorbo, "con una condición de salud muy delicada" en prisión, y el niño Reinel Rodríguez, llevado a una "escuela de conducta" por sumarse a la iniciativa del 15N.

El menor, de 15 años, fue liberado precisamente este jueves, luego de la indignación en las redes sociales y la presión de organismos internacionales.

En un momento dado del paseo de Saily González, un transeúnte la saluda y ella le pregunta: "¿Quieres salir? Me estoy manifestando". El hombre dice hola a cámara y le contesta, con simpatía: "Ah, bueno, yo también". En otro momento, se la ve saludar a alguien que pasa, y dice: "Es increíble la solidaridad que ha causado todo esto".

A continuación, relata cómo ese mismo día la paró una señora para decirle que ella no pudo hacer nada porque iba a perder el trabajo, pero que estaba con ellos, "con todos los que estamos alzando nuestra voz, exigiendo libertad, exigiendo derechos, exigiendo la liberación de los presos políticos"

Grabarse con el teléfono, aclara la joven, es una medida de "protección" y, así, pide a sus seguidores que se mantengan conectados hasta que ella termine la transmisión.

"Yo no voy a exhortar a nadie a que haga lo que yo hago, porque para eso se necesita convicción, se necesita tener las cosas claras", discurre. "Yo las tengo claras y yo no voy a parar". Y no parará, insiste, "desde dentro de Cuba, desde Santa Clara, donde incluso puede ser más peligroso el asedio de la Seguridad del Estado".

"Yo no voy a exhortar a nadie a que haga lo que yo hago, porque para eso se necesita convicción, se necesita tener las cosas claras", discurre. "Yo las tengo claras y yo no voy a parar"

González reitera que la situación en Cuba "se ha vuelto insostenible": "No tenemos cómo cubrir nuestras necesidades básicas y la culpa no es del bloqueo. La culpa es del Gobierno cubano, que mientras estábamos en medio de una pandemia mundial, decidió destinar los recursos que debían ser dirigidos al pueblo a construir hoteles, que se ha pasado por donde ya ustedes saben las necesidades del pueblo cubano".

Asimismo, argumenta que no muestra por dónde va, durante su caminata, para evitar actos como los que sucedieron el 14 y el 15, con estas "fieras que se llaman mujeres cubanas y que no nos representan". El pasado lunes y durante varios días, frente a su vivienda de Santa Clara se exhibieron banderas de la Federación de Mujeres Cubanas entre quienes insultaban a la activista.

"Yo deseo aportar a mi país, yo quiero poder aportar al proyecto de una Cuba mejor", asevera González. "Este es mi país y yo también tengo derechos". En ese momento, anuncia que está llegando a su destino, la estatua de Antonio Maceo, donde deposita su flor para después retirarse sin pausa.

Después de que el régimen desbaratara a golpe de amenazas, actos de repudio y militarización de las ciudades la Marcha Cívica por el Cambio, Archipiélago convocó a seguir las protestas pacíficas, de múltiples maneras, como aplausos, cacerolazos o ropa blanca, hasta el 27 de noviembre, cuando se cumple un año de la sentada de más de 300 personas ante el Ministerio de Cultura de Cuba y el posterior encuentro de una treintena de ellos con el viceministro Fernando Rojas.

Desde la salida a España, el martes, de la figura más visible de la plataforma, Yunior García Aguilera, el grupo no ha ofrecido más indicaciones. Saily González fue una de las integrantes que se manifestó públicamente tras la marcha de García Aguilera, de manera solidaria: "No creo que nadie tenga derecho a juzgar y a repudiar lo que hizo Yunior; nosotros no somos los que juzgamos y repudiamos".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 36