Para coger cajita digital en Cuba se necesitan libreta y 1.250 pesos

Solo los residentes en el mismo municipio están facultados para comprar el dispositivo en las tiendas estatales

Cola en la tienda en la esquina de 11 y 4 en El Vedado, La Habana, para comprar las 'cajitas' decodificadoras. (14ymedio)
Cola en la tienda en la esquina de 11 y 4 en El Vedado, La Habana, para comprar las 'cajitas' decodificadoras. (14ymedio)

La cola se extiende por varias cuadras. Hay gente sentada en el contén de la acera, otros se guarecen bajo la sombra de los árboles y a otros tantos les da por caminar de una esquina a otra para estirar las piernas. Han comenzado la fila de madrugada, todos llevan consigo la libreta de racionamiento y esperan comprar las cajas decodificadoras para la televisión digital.

Conocidos como "las cajitas", los dispositivos que permiten disfrutar de una parrilla más amplia de transmisiones nacionales solo aparecen a cuentagotas en algunas tiendas estatales y desde hace semanas es obligatoria la presentación de la libreta del mercado racionado para adquirirlos. Solo los residentes en el mismo municipio están facultados para comprar en esos locales.

"Mi cuñada me marcó a las cinco de la mañana, nada más que levantaron el toque de queda", cuenta a este diario una mujer que aguarda a unos 200 metros de la tienda en moneda nacional ubicada en las calles 11 y 4 de El Vedado habanero. "Valen 1.250 pesos cada una, pero si sumo la cantidad de horas que llevo aquí me va a costar una fortuna", lamenta pasado el mediodía.

"No, no es por la libreta sino con la libreta", aclara una empleada de un local de la cadena Trimagen, gestionado por los militares cubanos, que en los últimos meses ha vendido en varias ocasiones estos dispositivos. "Necesitamos la libreta para anotar quién ya compró y así se evitan los acaparadores y los revendedores", explica. "El problema es que hay núcleos familiares que tienen más de un televisor, incluso que son varias familias en una misma casa y solo pueden comprar una", reconoce.

"No, no es por la libreta sino con la libreta: para anotar quién ya compró y así se evitan los acaparadores y los revendedores"

"Ha venido mucha gente preguntando cuánto tiempo tiene que pasar entre que compren una cajita y que pueda comprar la otra, pero todavía no nos han explicado eso. Por el momento se está archivando el dato de los que ya la adquirieron y si alguien tiene duda debe ir al gobierno provincial", aclara la trabajadora, que detalla que en el local de Trimagen están vendiendo "las cajitas para los municipios de Cerro y Plaza".

La televisión digital comenzó sus primeros pasos en Cuba en 2013, pero los problemas económicos han frenado su avance. Las autoridades anunciaron recientemente que preparan 318.000 decodificadores de televisión digital con norma china.

Hasta la llegada de estos dispositivos al panorama nacional, la palabra "cajita" se usaba en el habla popular cubana para designar un envase rectangular de cartón donde se sirve tradicionalmente la comida en fiestas, cafeterías que venden para llevar o situaciones donde los comensales no pueden sentarse frente al plato.

Con el uso, la expresión de "coger cajita" pasó a significar alcanzar algo que se desea, sacar provecho de una situación (incluso sexualmente) o ser tenido en cuenta en algún mecanismo de repartición. En abril de 1980, cuando más de 10.000 cubanos pidieron asilo en la Embajada del Perú en La Habana para intentar escapar de la Isla, la frase ganó fuerza.

Apretadas en el jardín y sobre el techo de la edificación, en poco tiempo el hacinamiento de estas miles de personas se convirtió también en una crisis humanitaria que el oficialismo manejó hábilmente. La repartición de las "cajitas" con comida se volvió un momento de peleas que las cámaras del Gobierno filmaron para presentar a los allí congregados como delincuentes. "Para coger cajita había que pasarle por arriba a otros y batirse a puñetazos", recordaría más tarde uno de esos refugiados.

Ahora, para coger cajita se necesitan largas horas de cola, una abultada cantidad de dinero en el bolsillo y la libreta de racionamiento. En lugar de comida o un trozo de cake de cumpleaños, se recibe el derecho a poder ver con una mejor calidad la televisión oficial.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 10