El descenso del covid en Cuba se debe a la vacuna y al "costoso efecto de la inmunidad por infección"

La llegada de los rusos, que siguen con elevados datos de contagios, provoca incertidumbre entre los cubanos

Una persona recibe el candidato vacunal Abdala, en un consultorio de La Habana. (EFE/Yánder Zamora)
Una persona recibe el candidato vacunal Abdala, en un consultorio de La Habana. (EFE/Yánder Zamora)

"Las vacunas cubanas van a ponerse a prueba a partir del 15, cuando abran las fronteras y lleguen de nuevo los rusos", dice un comentarista debajo de un post del doctor Almicar Pérez Riverol en el que el médico apunta a que Soberana 02 y Abdala no explican por sí solos el retroceso de la pandemia, como sostienen las autoridades cubanas, sino la inmunidad adquirida por los infectados de covid-19.

En medio de unas cifras oficiales de contagios y fallecimientos que van a la baja y se perciben en la calle, el virólogo cubano radicado en Brasil argumenta que es tan incorrecto decir que las vacunas de factura nacional no sirvan como ignorar el efecto que tiene haber pasado la enfermedad.

"Varios países que atravesaron olas recientes (y enormes) de casos, causadas por la variante Delta, comenzaron el descenso sostenido cuando la cobertura vacunal aún era baja. Eso porque aquí está también el efecto de la peligrosa inmunidad por infección", comenta junto a un gráfico en el que ha seleccionado para la comparativa países de muy distintas latitudes como Uruguay, India, Fiji y Botswana.

El virólogo cubano radicado en Brasil argumenta que es tan incorrecto decir que las vacunas de factura nacional no sirvan como ignorar el efecto que tiene haber pasado la enfermedad

Según el especialista, la vacunación en Cuba avanzó a la par que se producía una de las mayores olas por incidencia del mundo. "Así pues, ese descenso es resultado de la vacunación sumada al costoso efecto de la inmunidad por infección, evidenciado en todos los países que sufrieron brotes causados por la Delta y que, eso sí, habría sido muy superior sin la llegada de las vacunas", apunta.

En un nuevo mensaje, Pérez Riverol llama la atención sobre la peligrosidad de no vacunarse y para ello pone el foco en Europa y sus dos caras. Mientras en el oeste, con unos índices de vacunación muy elevados los contagios son altos pero no provocan aumentos de hospitalizaciones ni muertes, en el este, con una gran cantidad de población sin inmunizar, a medida que suben las infecciones aumentan los ingresos y fallecimientos.

Nuevamente, el país donde la situación alcanza un pico es Rusia, que este lunes ha vuelto a reportar un récord de contagios, superando los 40.000 oficiales. En total, el país cierra un mes negro, con 983.425 casos de coronavirus detectados, casi un millón. A pesar de que su vacuna, Sputnik V, fue la primera en ser inoculada, la desconfianza que los ciudadanos sienten hacia ella ha llevado a unos índices de vacunación bajísimos y apenas el 47% de la población está inmunizada. Lo peligroso, como se ve en los gráficos de Pérez Riverol, no es tanto los contagios, sino la mortalidad que provoca esa falta de vacunación.

Solo en Moscú, durante la última semana se produjeron unas 10.000 hospitalizaciones de personas en estado grave. Este domingo fallecieron 1.155 personas por coronavirus en el país, lo que eleva el total desde el inicio de la pandemia a 239.693 de víctimas mortales, aunque las estadísticas oficiales sobre exceso de muertes duplican esta cifra.

Este domingo fallecieron 1.155 personas por coronavirus en el país, lo que eleva el total desde el inicio de la pandemia a 239.693 de víctimas mortales

Además, 96 personas murieron por la enfermedad en la capital de un día a otro, otras 85 en San Petersburgo y 47 en la región de Moscú. Los datos han convertido al país en el lugar con mayor mortalidad del mundo precisamente en un día en que se ha conocido que la cifra global de muertos por covid-19 ha superado los 5 millones. Estados Unidos, Brasil e India aparecen como los países más golpeados, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

En medio de esta situación, muchos son los cubanos que temen la llegada de los rusos, ya que, aunque la vacunación avanza en la Isla de manera masiva, los contagiados aún pueden precisar atención médica en un país donde los medios no son los mismos que en Europa occidental ni Estados Unidos, al contrario, el sistema nacional de salud está agotado por la reciente saturación y la escasez agravada por el empeoramiento de la crisis económica.

"La cosa en Cuba puede ponerse fea de nuevo porque a diferencia de Europa Occidental, el sistema de salud cubano está quebrado. Y la falsa confianza, la subvaloración del riesgo y la subvaloración del cubano pueden ser fatales", apunta un usuario a Pérez Riverol.

Mientras, las navidades se acercan y la Organización Mundial de la Salud (OMS) sigue sin informar sobre la aprobación a las vacunas cubanas. Uno de los requisitos pendientes es la publicación de los ensayos clínicos en revistas de reconocido prestigio y, por ahora, se sabe que hay un estudio publicado en The Lancet que estará disponible en su edición abierta este enero, pero es relativo a Soberana Plus.

Se desconoce, de momento, que haya algún otro avance y esto genera pesar en muchos cubanos residentes en ambos lados del estrecho de Florida que atisban unas nuevas fiestas de fin de año con la familia separada.

EE UU permitirá entrar a viajeros internacionales a partir del próximo 8 de noviembre, pero para ello deben estar vacunados con alguna de las fórmulas aprobadas

EE UU permitirá entrar a viajeros internacionales a partir del próximo 8 de noviembre, pero para ello deben estar vacunados con alguna de las fórmulas aprobadas por el regulador nacional (FDA) o en la lista del uso de emergencia de la OMS, aunque hay algunas excepciones.

Además, aun estando vacunados, los extranjeros deben portar una prueba PCR realizada en las últimas 72 horas que acredite su negativo en covid-19. Para aquellos que no están vacunados, es necesaria una PCR hecha antes de embarcar, un requisito que había dado esperanzas a algunos cubanos, pero que solo es para ciudadanos estadounidenses, residentes permanentes legales o el pequeño número de ciudadanos extranjeros no vacunados exceptuados.

"Eso me entristece mucho. Es buena la vacunación y el control pero, ¿qué culpa tienen los ciudadanos que no tienen acceso a las vacunas reconocidas por la OMS? – pregunta una cubana a la Embajada de Washington en La Habana. "Mi mamá tiene 80 años, es cubana y tiene visa turista por 5 años que vence en agosto y hace dos años por la pandemia no ha podido disfrutar de la misma. Tristemente no podrá nunca más venir a disfrutar esta estancia".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 14