Los hospitales de Santiago de Cuba están colapsados por los casos de covid

"Para liberar camas se da el alta médica a cualquier hora del día, sin importar si es de madrugada"

Este diario pudo captar el momento en que la ambulancia se dirigía a buscar a los dirigentes para trasladarlos al hospital militar doctor Joaquín Castillo Duany. (14ymedio)
Las ambulancias escasean por el día y no salen por la noche, lo que complica el alta e ingreso de pacientes. (14ymedio)

Los residentes de Santiago de Cuba no dejan de hacerse una inquietante pregunta. ¿Cuándo va a mejorar la situación generada por el brote de covid-19? En una ciudad azotada por un aumento desproporcionado de los afectados por la enfermedad y que ha roto sus propios récords de contagios en varias ocasiones en las últimas semanas, con más de 100 casos diarios, varios fallecidos, los centros de aislamientos abarrotados, el transporte limitado a estrictos horarios y toque de queda en las noches, la insatisfacción se extiende entre la población.

Las autoridades se han agarrado a la aplicación masiva del candidato vacunal de fabricación nacional Abdala (en fase 3 de ensayos clínicos) como último recurso para contener la enfermedad.

"La situación se torna difícil porque no hay camas disponibles, y en ese sentido la institución está al borde del colapso, teniendo en cuenta que no hay dónde ubicar a más personas", cuenta un doctor, responsable de uno de los centros de aislamiento para pacientes de covid, que alerta de la saturación.

Por eso, "se está dando el alta médica a cualquier hora del día, sin importar si es de noche o de madrugada", asegura.

"En algunas ocasiones se lo indicamos y los pacientes los consiguen por su lado, sin contar que faltan otros recursos para que el propio personal sanitario pueda trabajar. Hasta los guantes están en falta"

"La situación de los fármacos es crítica y muchas veces dentro del hospital no podemos suministrar medicamentos a los pacientes, porque no hay", agrega el médico. "En algunas ocasiones se lo indicamos y los pacientes los consiguen por su lado, sin contar que faltan otros recursos para que el propio personal sanitario pueda trabajar. Hasta los guantes están en falta".

Al déficit de camas se unen los problemas del transporte. Para prevenir el contagio es obligatorio facilitar el traslado a los pacientes que ingresan y a los que dejan el hospital, pero se dispone de un número reducido de ómnibus dedicados a dar este servicio.

"Me dieron de alta temprano en la mañana y estuve en el área de espera hasta después de las 4 de la tarde, junto con otras personas en la misma situación. Cuando por fin llegó el transporte yo estaba desesperado"cuenta un paciente que ha estado hospitalizado. Los que reciben el alta por la madrugada lo pasan aún peor, pues a esas horas difícilmente se consigue uno de los ómnibus previstos.

A los problemas de la pandemia se une el deterioro de las condiciones de vida en la provincia. La gente vive en las colas y las aglomeraciones para adquirir los medios elementales de supervivencia, el gas aparece muy de vez en cuando, hay que esperar meses para conseguir medicamentos, sin hablar de las dificultades para comprar pan que impiden que los vecinos crean que las cosas van a mejorar a corto plazo.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12