El racionamiento de los juguetes despierta los fantasmas de los años 80

"Sacaron juguetes de hasta 1.000 y 2.000 pesos, carísimos, pero con todo y eso, volaron, la gente los compró"

En la imagen algunos de los juguetes que se comercializaban este 6 de septiembre en La Habana.(14ymedio)
En la imagen algunos de los juguetes que se comercializaban este 6 de septiembre en La Habana.(14ymedio)

"Sacaron juguetes para niños", era la frase que corría de esquina a esquina en gran parte de La Habana este lunes. La venta, que puede resultar insignificante en otros lugares, en la capital cubana tiene mucha trascendencia popular, porque los comercios estatales pasan meses sin estas ofertas.

"Los que quedaron fueron juegos didácticos, por ejemplo, uno de ajedrez en 215 pesos y otro de mesa de combate naval en 125", decía a 14ymedio un padre que intentaba comprar en la tienda La Infancia, en 23 y 6, en El Vedado, antes de entrar y descubrir que "no había casi nada". "Sacaron juguetes de hasta 1.000 y 2.000 pesos, carísimos, pero con todo y eso, volaron, la gente los compró".

En la cola otra señora afirmó que los juguetes que estuvieron vendiendo en días pasados eran solo para "millonarios", por los precios que tenían. "Había desde 1.000 y pico hasta 3.000 pesos".

Otro usuario de la misma tienda se quejó porque hace unos meses atrás los pocos juguetes que vendían eran para niños de hasta 15 años, pero desde este lunes han bajado el rango de edad y solo permiten para los de 6 o 7. "Para los juegos de mesa no exigimos el carné de identidad de los menores", explicó uno de los dependientes de La Infancia.

En otras tiendas, como en las de la calle Obispo, "las broncas, molotes, violencia y lenguaje de adultos es tremendo. Cuando sacan juguetes hay cualquier cantidad de policías para controlar aquello"

La presentación del documento de identidad del niño y la restricción en la cantidad de juguetes que puede comprar cada cliente han despertado los fantasmas de la época del mercado racionado industrial en la Isla. Durante la década de los años 70 y 80, bajo el subsidio soviético, en Cuba solo se comercializaban tres categorías de estos productos por cada menor de edad.

El niño o niña tenía derecho a un juguete "básico", otro "no básico" y un tercero bajo la categoría de "dirigido", una escala que descendía también en la calidad y complejidad de la mercancía. Previa presentación de la libreta de racionamiento de productos industriales, las familias podían hacerse con estos juguetes después de larguísimas colas que duraban hasta semanas.

Ahora, las filas también se suceden en Mundo de la Fantasía, antigua La Casa Pérez, que comercializa en pesos y la surten "de tarde en tarde", según cuenta una vecina del inmueble que queda en la calle Neptuno, en Centro Habana. "A veces lo único que hay son juegos de mesa: parchís, ajedrez y esas cosas". A diferencia de hace 30 años, estos no son subsidiados, sino que sus costos son bastante elevados en relación con los salarios.

Este lunes, en Mundo de la Fantasía también vendieron algunos juguetes, previa presentación de la tarjeta del menor. Estaban comercializando peluches, unos pocos transformers y animales de plástico.

"¡Tremenda cola!, llega al doblar de la esquina", exclama una madre que se enteró de la venta e intentó hacer la fila, pero desistió. "Según escuché hay quién está desde ayer", dice con pesar. Como ella, otros quedaban asombrados porque esta vez la cola "estaba tranquila". En otras tiendas, como en las de la calle Obispo, "las broncas, molotes, violencia y lenguaje de adultos es tremendo. Cuando sacan juguetes hay cualquier cantidad de policías para controlar aquello".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1