Costa Rica amplía la categoría especial de asilo para los cubanos

Se estima que unas 26.863 personas de Cuba, Nicaragua y Venezuela "podrían beneficiarse con esta categoría"

Migrantes cubanos varados en Paso Canoas, en 2016. (EFE)
Migrantes cubanos varados en Paso Canoas, en 2016. (EFE)

El Gobierno costarricense amplió este martes el alcance de la categoría especial de asilo para cubanos, venezolanos y nicaragüenses, que comenzó a implementar a mediados de noviembre pasado. Con el objetivo de proteger a quienes se les niega el refugio y "se encuentren en condición de vulnerabilidad", la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) extendió la medida.

El trámite tendrá en cuenta a los migrantes que "hayan solicitado el reconocimiento de refugio después del primero de enero de 2010 y antes del 18 de marzo del 2022" y permanecieron "de manera continua en el territorio nacional durante el mismo período. Además, para clasificar debe haber una constancia de que a esa persona se le negó el refugio entre el 1 de enero de 2010 y el 15 de diciembre de 2021.

Con esta nueva ampliación de la categoría especial, las autoridades costarricenses pretenden brindar a los migrantes permanencia legal en el país y facilitar la documentación correspondiente para que puedan realizar actividades laborales. Las solicitudes serán recibidas hasta el 28 de febrero de 2022.

El DGME justificó la decisión a partir de sus proyecciones estadísticas migratorias de este año, en las que estima que unas 26.863 personas de Cuba, Nicaragua y Venezuela "podrían beneficiarse con esta categoría".

Migración agregó que hubo meses en los que se reportaron pocos solicitantes como en febrero pasado, cuando solo tramitaron la condición 597 personas, por lo que determinó realizar estas "modificaciones, a fin de que se logre un mayor acceso a la categoría".

Las autoridades costarricenses pretenden brindar a los migrantes permanencia legal en el país y facilitar la documentación correspondiente para que puedan realizar actividades laborales

La situación en estos tres países, detallaron las autoridades migratorias en 2020, impulsa a "realizar un abordaje diferenciado a la situación migratoria de personas que, por sus condiciones propias, no lograrán el reconocimiento de refugio o la autorización de permanencia legal, pero que no egresarán del territorio nacional, tanto por la situación de la pandemia mundial producto del covid 19, como de la situación precaria de sus países de origen".

Además, recuerdan que desde 2014, Costa Rica ha registrado un aumento considerable de solicitudes bajo la condición de refugiado por parte de venezolanos, nicaragüenses y cubanos. Sobre estos últimos, refieren que "están cambiando su comportamiento migratorio" y buscan establecerse en el país centroamericano.

En 2018, Cuba y Costa Rica firmaron un convenio en materia migratoria para potenciar la cooperación entre ambos países en la lucha contra la migración irregular, el tráfico de personas y la trata, así como delitos asociados.

A inicios de junio pasado, un grupo de al menos 150 cubanos que viajaba de manera irregular en tres buses al sur de Costa Rica fue interceptado por agentes de Migración. Los nacionales de la Isla declararon a las autoridades que su intención era avanzar hasta la frontera norte en su ruta hacia Estados Unidos.

Cientos de nacionales de la Isla que viven en países como Guyana, Surinam, Uruguay, Brasil, Chile, Perú y Ecuador, están marchando hacia el norte de México para cruzar la frontera y solicitar asilo político en EE UU, tras la llegada al poder de Joe Biden y el anuncio de una política más tolerante con la inmigración.

Entre 2015 y 2016, miles de migrantes cubanos quedaron varados por varios meses en Costa Rica y otros países centroamericanos a la espera de poder continuar su viaje hacia Estados Unidos y después de que Nicaragua decidiera cerrar su frontera con el país costarricense con el argumento de evitar una crisis humanitaria y la emigración ilegal.

La oleada de migrantes cubanos hacia EE UU creció casi en un 80% en ese período, ante el temor a que el deshielo entre Washington y La Habana pusiera fin a las ventajas migratorias que daba la política pies secos/ pies mojados, eliminada en 2017 por Barack Obama.

Meses después, los migrantes pudieron volar hacia la frontera sur de Estados Unidos gracias a una coordinación excepcional de los Gobiernos de México, Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Panamá.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4