La familia del niño cubano fallecido en el Darién está a salvo en Panamá

El sacerdote Víctor Manuel Berrío les dará alojamiento tras siete trágicos días en la selva

Imagen del traslado del cuerpo de Lisandra Bravo Alarcón, en el pasado mes de octubre. (Captura)
Imagen del traslado del cuerpo de Lisandra Bravo Alarcón, fallecida en un naufragio el pasado mes de octubre. (Captura)

Luego de siete días internados en la selva del Darién, la familia del niño cubano Brayan Rommel Corrales Bravo fallecido de un infarto en la travesía, alcanzó este jueves Panamá. Ahí, informó el periodista de América TeVé Mario J. Pentón, serán acogidos por el sacerdote católico Víctor Manuel Berrío.

En un video subido a sus redes sociales, el comunicador dijo que, según María Caridad Cemino, familiar residente en EE UU, los migrantes se encuentran afectados "psicológicamente" y "físicamente". El trayecto se ha convertido en un infierno para el padre de familia, su pequeña de cinco años, los abuelos y un tío. Sobreponerse a las pérdidas de dos de sus integrantes no será sencillo.

En esa porción de selva que se extiende en la frontera entre Panamá y Colombia quedó sepultado Brayan. "No hubo manera de bajarlo y darle un entierro decente", contó a 14ymedio el alcalde del municipio colombiano de Acandí, en el departamento de Chocó, Alexander Murillo. "La familia siguió la ruta. Todos están muy mal, primero fue la madre, luego el hijo, quisiéramos hacer más pero estamos limitados".

En octubre, Lisandra Bravo Alarcón, madre de Brayan, falleció en el naufragio que transportaba 30 migrantes irregulares. Sin chaleco se aventuraron en una lancha clandestina. La gente, señaló Johan Álvarez a Univisión, "prefiere morirse en la selva o que el tiburón se los coma en el mar, que estar en Cuba", con la muerte de Lisandra y Brayan, "el papá ha de estar muerto en vida".

El trayecto se ha convertido en un infierno para el padre de familia, su pequeña de cinco años, los abuelos y un tío. Sobreponerse a las pérdidas de dos de sus integrantes no será sencillo

En Panamá, la familia de cubanos será acogida por el diácono Berrío, quien les "alquilará un sitio" y les brindará comida y la atención que necesiten en la medida de sus posibilidades.

El religioso realiza desde hace años una labor solidaria con los migrantes y es un referente de los inmigrantes cubanos que transitan por su país. En 2017, Berrío contó a 14ymedio la necesidad que tuvo ante el éxodo de extranjeros, por lo que habilitó, y luego mantuvo durante meses, un albergue para acoger a los cubanos en las oficinas de Cáritas de la capital panameña.

El refugio de Cáritas, una organización sin fines de lucro de la Iglesia Católica, llegó a albergar a 450 migrantes.

Según datos de las autoridades migratorias de Panamá, durante el 2021 más de 91.000 migrantes irregulares han atravesado la selva del Darién, una cifra equivalente al total de los cinco años anteriores, por lo que la Organización Internacional para las Migraciones ha adoptar medidas para evitar ese tránsito y más muertes. Hasta octubre 50 cuerpos de extranjeros habían sido recuperados en la selva.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0